Cómo trabajamos

Psicología individual de adultos

El tratamiento consta de una serie de fases:

En una primera fase establecemos el encuadre de cómo será la terapia, después, una vez expuesto su problema, intercambiaremos impresiones proporcionando una orientación acerca de la posible solución y ayuda que le podemos ofrecer.

En la fase de evaluación, determinamos cuáles son las causas de sus dificultades, los factores que las pueden estar manteniendo en la actualidad, así como las características del tratamiento, en caso de que fuera necesario.

En la fase de intervención se eligen las técnicas que han de aplicarse, encaminadas a fomentar los propios recursos necesarios para afrontar las dificultades presentadas.

Por último, realizaremos un seguimiento, para evaluar la efectividad del programa terapéutico a medio y largo plazo y se realizarán los ajustes necesarios para el mantenimiento de los cambios.