Duelo

Cada pérdida significativa para nosotros va a dar lugar a un proceso de readaptación psicológico y social, a este proceso se le denomina proceso de duelo.

Algunos indicadores de que el duelo puede requerir intervención terapéutica son:

  • La persona habla de la pérdida con dolor intenso pasados varios meses de la misma.
  • Algún acontecimiento desencadena una reacción excesiva.
  • Períodos de extrema tristeza o demasiado extensos, deseos de suicidio (a veces en fechas señaladas)
  • Episodios de conducta agresiva o conductas impulsivas
  • Objetos de vinculación muy marcados o lo contrario, esconder o deshacerse de todos los objetos recordatorios.
  • Imposibilidad de incorporarse al funcionamiento vital pasado un tiempo.
  • Obsesión con la enfermedad y la muerte.
  • No haber expresado abiertamente dolor en las primeras semanas de duelo o haber realizado cambios radicales de estilo de vida.
  • Si el duelo es referente a un fallecimiento: Pensamientos recurrentes de culpa o asuntos pendientes con el fallecido, remordimientos por haberle causado daño o haberle descuidado en vida.