Problemas sexuales

Son muchas las personas (individualmente o en pareja) que acuden a consulta manifestando una dificultad o problema en su vida sexual, lo que conlleva una pérdida de gratificación a nivel de relaciones y/o en la propia autoestima de quien lo padece. Algunas de las variables que más influyen en que la sexualidad termine convirtiéndose en una fuente de frustración y malestar son: otros problemas de pareja; una falta de educación afectivo-sexual; prejuicios, creencias, actitudes rígidas y negativas hacia la sexualidad; conductas sexuales inadecuadas; inseguridad o falta de autoestima; otros problemas psicológicos; estados de salud, estilo de vida cargado de obligaciones, poco tiempo libre o de ocio, etc.

Algunos de los problemas sexuales, en hombres o mujeres, objeto de atención psicológica en nuestro centro son: falta de deseo-interés sexual, problemas en la excitación sexual (como por ejemplo, problemas para tener o mantener una erección en el hombre), problemas referidos al orgasmo (como por ejemplo, eyaculación precoz o retardada), dolor en los genitales en las relaciones sexuales, imposibilidad de conseguir la penetración, o fobias sexuales.

La mayoría de los problemas sexuales tienen causas psicológicas y se pueden solucionar recurriendo al tratamiento adecuado.