Psicología familiar

El enfoque de la terapia familiar consiste en intervenir en los problemas, no a través de un individuo, sino teniendo en cuenta cómo afecta este problema a toda la unidad familiar y a cada uno de sus miembros. Se interviene sobre las relaciones. En ocasiones, tras una demanda inicial de terapia individual tanto adulta como infantil, es necesario hacer algunas sesiones de terapia familiar. Este formato es muy beneficioso en circunstancias como pérdidas de familiares, cambios importantes en la familia, situaciones de conflicto que generan sensación de descontrol (enfermedades, consumo de drogas), etc. Será fundamental la implicación de todos los miembros y la apertura para aprender nuevos modos de relacionarse que faciliten una convivencia familiar sana.

La terapia familiar es un tipo de terapia psicológica hecha para ayudar a los miembros de la familia a mejorar la comunicación y resolver los conflictos. Ayuda a mejorar las relaciones problemáticas con la pareja, hijos u otros miembros de la familia.

Durante la terapia familiar, se evalúa la capacidad de su familia para resolver problemas y expresar pensamientos y emociones. Se exploran los roles familiares, las normas y pautas de comportamiento con el fin de identificar los problemas que contribuyen al conflicto. La terapia familiar puede ayudar a identificar las fortalezas de su familia y las dificultades.

¿En qué podemos ayudarte?


Mediación y asesoramiento familiar Orientación en la crianza y desarrollo de los hijos e hijas Problemas de conducta Problemas de comunicación y/o convivencia Acompañamiento del duelo tras muerte o separación Ciclos vitales y cambios de rol (nacimientos, jubilación...) Conflictos entre miembros de la familia